Se encuentra usted aquí

El papel estratégico del sector de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) y su incorporación creciente en los diversos sectores de la economía han hecho aumentar la aplicabilidad y las actividades en torno a estas tecnologías. 

En particular, la seguridad informática se ha convertido en una de las principales preocupaciones de las organizaciones: los activos que se deben proteger y las vulnerabilidades aumentan y los ciberataques son más frecuentes y complejos, y pueden llegar a tener consecuencias devastadoras, como la revelación de información confidencial o la usurpación financiera.

Por otra parte, la aplicación de las TIC en la gestión de las ciudades plantea oportunidades para encontrar soluciones innovadoras a los retos y problemas actuales: gestión de las infraestructuras y las comunicaciones, gestión de residuos, la energía o la provisión de bienes y servicios públicos (educación, salud, seguridad, transporte, etc.). Además, el uso de las TIC en las ciudades plantea varios retos más allá de su componente estrictamente técnico: la tecnología y el uso de macrodatos abren nuevas oportunidades de gestión y participación, pero también abren nuevos espacios que requieren regulación y reglamentación.