Se encuentra usted aquí

Contexto:
La realidad aumentada (RA) es una tecnología al alcance de todos que permite, mediante un teléfono inteligente o una tableta táctil, ampliar la información real de un objeto o un lugar con información digital (documentos gráficos, audiovisuales, etc.). 

A grandes rasgos, el mecanismo por el que la aplicación interpreta cuándo tiene que cargar los contenidos ampliados se desencadena por reconocimiento de una imagen estática: el dispositivo móvil reconoce la imagen que está enfocando y nos ofrece la información ampliada relacionada. La imagen estática puede ser, como en este caso, un objeto físico con volumen, pero también pueden ser imágenes en 2D, como un logo o una imagen en un cartel, en una página de un catálogo, un folleto o en un tablero informativo.

Desde hace algunos años, el Laboratorio de Realidad Aumentada de la UOC crea experiencias de realidad aumentada tanto para estudiantes y profesores de la universidad como para empresas y entidades. Una de las colaboraciones destacadas es con el CosmoCaixa.

Implementación:
La UOC se puso en contacto con el museo para introducir la tecnología a los responsables de exposiciones y les presentó las posibilidades que proporciona la RA para aportar un valor añadido a las exposiciones y a la experiencia del visitante. El museo valoró positivamente la iniciativa y decidió iniciar un proyecto de colaboración con la UOC para la creación de una experiencia de RA. Esta experiencia les ayudaría a determinar la acogida de la tecnología entre sus visitantes y a decidir, en función de los resultados, si ampliaban su uso dentro del museo.

Para la creación de la experiencia, de todas las piezas del museo, se eligió el cráneo del Triceratops, porque se consideró que podía ser muy atractivo para los visitantes. En cuanto al tipo de experiencia, se acordó que esta permitiera visualizar un modelo 3D animado con calidad fotorrealista de un Triceratops a partir del reconocimiento del cráneo.

Durante el desarrollo del proyecto se llevaron a cabo las siguientes fases:
a) Fase de recopilación de datos:

  • Recopilación de información gráfica (fotografías del cráneo)
  • Estudio de usuarios (entrevistas a visitantes del museo) para extraer sus expectativas sobre el tipo de experiencia que se quiere desarrollar y que servirán para hacer la experiencia más atractiva.

b) Fase técnica de desarrollo:

  • Crear el modelo animado en 3D, con la máxima fidelidad posible sobre el cráneo real del Triceratops, partiendo de la recopilación de fotografías.
  • Generar el modelo de reconocimiento digital, partiendo de un inventario de fotografías, que lanzará el modelo animado en 3D en un dispositivo móvil. 
  • Personalizar/modificar la experiencia teniendo en cuenta el punto de vista del usuario final en el museo (distancia del cráneo y ángulo de la perspectiva) desde el que se pretende reconocer el cráneo del Triceratops.

c) Fase de promoción/difusión:

  • Definir los elementos que motivarán al visitante y le explicarán cómo puede disfrutar de la experiencia (paneles informativos, folletos, etc.).

Resultados y evaluación:
El resultado final ha sido la creación de una experiencia de realidad aumentada en la que, a partir del reconocimiento de un cráneo del Triceratopsexpuesto en el museo, el dinosaurio cobra vida en 3D con una reproducción de lo que podría haber sido su hábitat y una aproximación al sonido que podría haber emitido.

La experiencia está disponible en el Museo de la Ciencia (CosmoCaixa) desde el pasado 23 de septiembre del 2014. Cualquier visitante del museo puede usar su teléfono inteligente o tableta para descargarse la app de Layar, enfocar el cráneo del Triceratops y disfrutar de la experiencia. 

Un año después de su presentación, el número de visitantes que han interactuado con la experiencia supera 4.000 personas, resultado que se valora muy positivamente desde el museo. Tanto es así que CosmoCaixa ha decidido ampliar la colaboración con la UOC para crear nuevas experiencias de RA en las piezas de la exposición "La Tira de la Vida" para que los fósiles expuestos cobren vida.