Se encuentra usted aquí

< Volver
26/06/2018

Las mecánicas que gobiernan la creación y el desarrollo de mundos imaginarios

Una tesis doctoral de la UOC


Imagina que pudieras irte a vivir a cualquier lugar del mundo: ¿cómo sería ese lugar? Imagina que, en el ajedrez, cada jugador tuviera ocho reinas en vez de una: ¿cómo sería una partida? Imagina que los seres humanos pudieran volar: ¿cómo serían las ciudades? Al plantearte cada una de estas preguntas, tu mente ha creado y desarrollado un pequeño mundo imaginario, distinto de nuestro mundo real, pero que te ha permitido apreciar qué pasaría (y qué no) en esos mundos.

Nuestra mente crea, cada día, una cantidad enorme de mundos imaginarios que nos ayudan a realizar una gran cantidad de tareas: cuando evaluamos las jugadas posibles en una partida de ajedrez, cuando interpretamos a un personaje en una obra de teatro o, simplemente, cuando imaginamos el universo que nos describen las páginas de una novela. Pero ¿cómo se crean estos mundos? ¿Existe algún conjunto de reglas o mecanismos que se encarguen de guiar este proceso? Y, de ser así, ¿podemos llegar a desgranar estos mecanismos hasta el punto de poder modelarlos formalmente?

El objetivo principal de la tesis Deeper Down the Rabbit-Hole: Unfolding the Dynamics of Imagination Acts es, precisamente, llevar a cabo un análisis profundo de las mecánicas que gobiernan la creación y el desarrollo de mundos imaginarios. El enfoque del trabajo tiene una triple vertiente: una parte filosófica, donde se exploran y se identifican los mecanismos dinámicos de la imaginación; una parte de lógica formal, donde se definen dos sistemas que representan cómo estos mundos se construyen y se desarrollan, y una parte computacional, donde se implementa un prototipo en forma de un programa informático que captura uno de los sistemas formales anteriores.

Para imaginar un mundo diferente al nuestro, empezamos planteándonos una condición inicial que lo caracterizaría (como, por ejemplo, que los seres humanos tenemos alas). Al llegar a este punto, utilizamos nuestro conocimiento sobre el mundo real para desarrollar cómo sería ese mundo imaginario, suponiendo que el resto del mundo imaginario siguiera igual que el mundo real. Algunas de las conclusiones que sacamos nos ayudan a entender cómo sería ese escenario, como si fuéramos esparciendo la pintura de aquella condición inicial y fuéramos desvelando más rincones de uno mismo; otras conclusiones nos ayudan a entender qué pasaría en ese mundo, qué podríamos hacer o no allí y cuáles serían las consecuencias, como si pusiéramos en marcha una película. Y, evidentemente, como seguimos teniendo el control sobre estos mundos que creamos, siempre podemos decidir añadir una nueva condición, o bien cambiar directamente las reglas del juego: a fin de cuentas, ¡por algo es nuestro mundo imaginario!

A través de este análisis interdisciplinar de las dinámicas de la imaginación, esta tesis contribuye a una concretización de los procesos involucrados en la creación de mundos imaginarios. El detalle con que dichos procesos se analizan permite, dentro de la propia tesis, traducir estas ideas en dos sistemas formales diferentes que hacen posible profundizar aún más en la comprensión de estos procesos, evitando las ambigüedades del lenguaje natural. La implementación del prototipo es, entonces, una primera aproximación para representar, mediante un programa informático, la forma en que creamos y desarrollamos mundos que no son reales pero que, aun así, forman parte de nuestro día a día, bien sea durante una partida de ajedrez, planificando nuestro fin de semana o pisando los mundos inexistentes de los que nos habla una novela.

Dr. Joan Casas Roma

Doctor en Sociedad de la Información y el Conocimiento por la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), especialidad de Representación del Conocimiento y Razonamiento (becario de la UOC entre 2014 y 2017).

Tesis doctoral defendida el 6 de abril de 2018 bajo la dirección de la Dra. Antonia Huertas y la Dra. M. Elena Rodríguez, profesoras de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC.

Actualmente, contratado como becario de investigación en la Falmouth University, Reino Unido, con el grupo de investigación The MetaMakers, en el campo de la creatividad computacional, inteligencia artificial y videojuegos.