Se encuentra usted aquí

< Volver
12/06/2018

El 18% de los jóvenes europeos ya hablan de política en las redes y un 10% participan en consultas en línea sobre este ámbito

Un estudio recomienda a las instituciones europeas el impulso de espacios de participación para jóvenes en las redes


Los jóvenes europeos conciben las redes sociales como un canal natural para expresar ambiciones y preocupaciones; también para opinar y participar. Según los datos del Eurostat, un 82% de los jóvenes participa activamente en las redes sociales, la mitad genera y comparte este material y el 18% habla de política activamente. Una tendencia que va al alza. Ante esta realidad, investigadores de Open Evidence, una spin-off de la UOC, recomiendan a las instituciones europeas y los gobiernos locales que tomen las riendas de la gobernanza digital y que aprovechen el potencial de las TIC para convertir a los jóvenes en protagonistas activos del debate público. Según el estudio, la Administración debería tener una actitud activa y propositiva ante el poder de las TIC. Debería aspirar al buen gobierno digital y la gobernanza digital implica un cambio de paradigma: empoderar al ciudadano; no ofrecer solo servicios sino facilitar el debate público y las aportaciones de la comunidad más allá de la estructura institucional.

¿Y eso cómo se consigue? «Por un lado, la Administración tiene que formar a los profesionales que trabajan con jóvenes para que utilicen estos nuevos espacios como herramientas de debate y de formación informal. Por otro lado, las instituciones han de generar espacios de debate y fomentar la participación de los jóvenes en temas que afectan a la comunidad», dice Francisco Lupiáñez, director de Open Evidence y coautor del estudio sobre el Impacto de Internet y las redes sociales en la participación de los jóvenes y el empleo juvenil, desarrollado por esta spin-off de la UOC para la Comisión Europea. El estudio ha analizado la literatura científica, ha redactado una compilación de cincuenta buenas prácticas, ha analizado casos de espacios de participación juvenil en la red que considera que pueden ser referentes y ha entrevistado a una veintena de prescriptores.

Contenido transmedia y empoderamiento juvenil

«La política y los programas de juventud de la UE han favorecido el empleo juvenil y el aprendizaje no formal durante el último cuarto de siglo; pero ahora deberían potenciar la creación de métodos innovadores. Esto pasa por ir más allá de la financiación de programas», subraya Alexandra Theben, investigadora y coautora. Actualmente ‒lamenta‒, «estos canales de participación de los jóvenes no se acaban de aceptar como formas de participación legítimas». El estudio recomienda a la Administración cambiar esta tendencia y empoderar a los jóvenes. También elaborar contenido transmedia en función del colectivo objetivo; por ejemplo, generar un grupo de Telegram entre representantes del consejo escolar en el que se debatan y propongan iniciativas. Una vez aprobadas, hay que generar vídeos promocionando por Twitter la decisión tomada y crear un grupo de debate abierto en Facebook Live.

Reducir la exclusión social

La participación digital es también una oportunidad para luchar contra la exclusión social. «En este caso, la brecha no es de acceso sino de uso estratégico de las TIC», señala Lupiáñez. En este mismo sentido, Theben alerta que «el mito del nativo digital nos puede llevar al equívoco de que los jóvenes dominan la tecnología y que, por lo tanto, no necesitan beneficiarse de políticas dirigidas a la desigualdad digital».